“Las personas nacimos con  capacidad de aprendizaje más allá de este sistema socio económico actual”

(María I. Frechilla) 

…conjunto de normas, actitudes, expectativas, creencias y prácticas que se instala de forma inconsciente en las estructuras y el funcionamiento de las instituciones y en el establecimiento y desarrollo de la cultura…

Está arraigado en diferentes elementos de la práctica y de la estructura… estructuras rituales, normas, creencias, escenarios, lenguajes, relaciones, expectativas, rutinas, valores, materiales, comportamientos, actitudes, mitos, etc.

 (Programa ARCE. Convivir, compartir, conciliar)

 es un microecosistema de enseñanzas encubiertas, de criterios no declarados explícitamente… (presente) a través de la comunicación no verbal, de los lenguajes implícitos, de los sueños y deseos…

(Marisa Cazares)

Se llama currículo oculto a aquellos aprendizajes y destrezas que son incorporados por las personas a lo largo de su vida a través de  su experiencia, y que  pueden o no haber sido “enseñados” con intención expresa.

Los aprendizajes que se derivan del curriculum oculto se realizan de manera osmótica[1], al estar en contacto con una realidad social y cultural determinada,  sin que se expliciten formalmente ni la intención ni el mecanismo o procedimiento cognitivo.

A la hora de ayudar a elaborar el curriculum vitae, cuando la orientadora laboral se sienta delante de una persona y le pregunta: “¿En qué has trabajado?”, “¿qué has estudiado?”, “¿Qué sabes hacer?”, muchas personas dicen: “nada”. Y el silencio, junto con una mirada cabizbaja,  acompaña los siguientes instantes.

“! ¿Nada?¡¡¡”.

“!¿NADA?!”, pienso sorprendida para mis adentros; pues me resulta realmente difícil que una persona que ha estado, al menos 16 años, con los pies en esta tierra no haya aprendido o no sepa hacer nada.

Un joven, que forma parte del colectivo que actualmente sufre un 47% de paro, lleva 7 años conviviendo con la crisis, por lo que no conoce otra realidad laboral; padece una desmotivación y un escepticismo que le aboca a la realista y pegajosa sensación de que estudiar no sirve para nada.

Pero resulta que es un genio en el mantenimiento de ordenadores; conoce todos los programas informáticos y máquinas tecnológicas existentes y los que están por venir; asiste a un voluntariado con niños con diversidad funcional; participa de jornadas interculturales; ayuda a sus padres en el negocio; sabe hacer malabares, pinta uñas como un artista, arregla las motos de sus amigos,… ¿NADA?¡¡¡

Y si la persona que tenemos delante es una mujer de mediana edad, separada, o posiblemente sola porque sus padres -a los que cuidaba- han fallecido, sus hijos -a los que se dedicaba- se han marchado… entonces la respuesta “¡nada!” es todavía más desconcertante.

Estas fotografías, desgraciadamente habituales en los ámbitos empobrecidos de los Servicios Sociales, nos indican una realidad: parece que sólo es válido lo que puede ser remunerado.

Por el contrario, el mercado laboral es cada vez más exigente con el llamado curriculum blando respecto al curriculum duro. Éste último es el que siempre nos ha guiado a la hora de elaborar nuestra trayectoria profesional sobre un papel: “Experiencia Laboral” y “Formación académica”, pero, ¿y el segundo?, ¿a qué llamamos curriculum blando?

El modelo americano, que se nos impone en el ámbito de los recursos humanos, hace de nuestras entrevistas de selección todo un entramado psicológico de autoconocimiento, en las que se pone a prueba nuestra autopercepción: “¿qué puedes ofrecer a la empresa como persona?”, “¿cuáles son tus competencias?”, “¿cuál es tu marca personal”?, “dime tus puntos fuertes y tus puntos débiles”… y, como dicen los expertos en Selección de Personal,  “el curriculum duro ya lo leo yo, es el blando el que me interesa escuchar de la persona y saber cómo lo defiende”.

En esta selva de entramados que hay que sortear para incorporarse al mercado laboral -agudizada por  la crisis que hemos padecido-,  a aquellas personas que -con vergüenza y cabizbajas-  me contestan que no saben hacer nada, les devuelvo con cierta humildad el mapa de sus capacidades, experiencias  y destrezas, robado por una sociedad utilitarista que no supo ver que delante tiene un ser humano que, desde que vino al mundo, no ha dejado de aprender y trabajar, sobre todo trabajar, sin remuneración,  por los demás.

Aunque las mujeres –especialmente- siempre han estado trabajando, no siempre han tenido un empleo o dicho empleo no ha sido visible y remunerada: jornaleras, ganaderas, cuidadoras de mayores, de personas dependientes, educadoras de niños, cocineras, costureras, gestoras de recursos, auxiliares de oficinas de parientes,… desempeñando tareas muy próximas al empleo remunerado.

Actualmente, estas mujeres y jóvenes necesitan ser visualizadas e incorporarse al mercado remunerado.

Para ello proponemos tres fases:

  1. Personal. La persona visualiza sus características personales. Primero, sus puntos fuertes: sus capacidades, necesidades, intereses, etc.; después, sus puntos débiles: motivación real para el esfuerzo, para la consecución de los objetivos, el tiempo y los recursos disponibles, las obligaciones y beneficios del trabajo remunerado. , etc.
  2. Profesional. La persona analiza las destrezas desarrolladas; los aprendizajes adquiridos; la formación y experiencia de trabajo, tanto en ámbito público como privado; el tipo de profesión en que  encajarían dichas capacidades e intereses; la formación que requiere dicha profesión, etc. Ajustamos así expectativas y realidad; punto de partida y de llegada.
  3. Estrategia. La persona trabaja instrumentos concretos para acercar el punto de partida al punto de llegada: temporalización de los objetivos planteados; entrevistas; autoprospección; recursos formativos; academias; elaboración del curriculum, técnicas de búsqueda; entidades y recursos de empleo, públicos y privados.

El curriculum oculto puede ver la luz de diferentes maneras:

  • En experiencia laboral: Ej. Mantenimiento de ordenadores, arreglo de motos, cuidado de personas dependientes, trabajo con personas con discapacidad psíquica, cocina, plancha, estética de uñas… añadiendo que la entidad donde lo he llevado a cabo es particular, familiar,… explicando en la entrevista que eran trabajos sin Seguridad Social o para particulares.
  • En el objetivo profesional: Ej. Persona con gran capacidad de aprendizaje, diestra en limpiezas a fondo de cocina,… o en estética de uñas… “busco espacio laboral donde desempeñar mis destrezas de mecánica”.
  • ¡Y ya no digamos en el apartado de competencias!: Ej. Capacidad de emprendimiento; autonomía; gestión de recursos y/o de personal; liderazgo; capacidad resolutiva; empatía; creatividad; flexibilidad; adaptación a tareas y equipos; buen trato al público; habilidad con…

Sin devaluar la importancia de la formación reglada y la experiencia laboral remunerada, desde LA ASOCIACIÓN DE EDUCADORES LAS ALAMEDILLAS invitamos a que ninguna persona se quede sin curriculum por no haber estudiado de forma reglada o trabajado de forma remunerada.

[1] Por mutua influencia entre dos personas o grupos de personas, sobre todo en el campo de las ideas (RAE)

Descarga la ficha en formato PDF: Ficha formativa “Curriculum oculto”

María Inmaculada Frechilla de Arbaiza

Licenciado Derecho. Homologación de Educación Social. C.A.P. habilitada en lengua y literatura para ESO
Avatar

Latest posts by María Inmaculada Frechilla de Arbaiza (see all)